Goran Pandev, l'eroe schivo